Todos necesitamos ser escuchados; sin embargo, esta cualidad a veces puede ser difícil ponerla en práctica; podemos preguntarnos ¿Soy una persona accesible? ¿Confían otros en mí y desean abordarme para hablar? ¿Realmente sé escuchar a otros? Si detectamos algunas respuestas negativas o no estamos seguros de la respuesta, es importante aprender a escuchar; hoy te daremos una serie de estrategias que puedes poner en práctica para lograrlo.

Etimología

Escuchar viene del verbo en latín ascultāre, compuesto por la raíz auris, que significa oreja, más el verbo clino, que quiere decir inclinar; por lo que puede traducirse literalmente como “inclinar la oreja” y lo entendemos como la acción de poner atención a un sonido, ruido o palabras, en el contexto que estamos analizando.

Ahora bien, la acción de escuchar es asociada a una cualidad humana necesaria para el sano convivir. Las relaciones interpersonales se basan fundamentalmente en saber escuchar; así que analizaremos esta palabra desde ese punto de vista.

Estrategias para Aprender a Escuchar

Muchas veces podemos excusarnos con las ocupaciones diarias, las responsabilidades u otros factores para no escuchar a los demás; pero debes saber que aprender a escuchar puede hacernos mejor nuestra vida y relaciones; te explicaremos cómo.

Factor Tiempo

Si bien es cierto que solemos tener una agenda bastante apretada cada día, es necesario dedicar al menos unos minutos al día para escuchar a nuestra pareja, hijos, amigos y las personas con las cuales nos relacionamos en el trabajo, lugar de estudio u otro sitio. Si lo vemos desde el punto de vista de los negocios, debes saber escuchar lo que necesita tu jefe o si eres jefe, debes saber escuchar al personal que trabaja para ti.

Al escucharlos con atención, les demuestras que valoras sus ideas y hasta puedes sorprenderte con los grandes aportes que pueden dar al negocio y conducirlo al éxito. Un buen líder debe saber escuchar con atención y no solo oír sin prestar la debida atención; por ejemplo, prueba escuchar mirando a la cara a quien te habla, así también podrás percibir las ideas que quieren transmitir.

Recuerda, no te muestres tan ocupado para que otras personas no puedan acercarse a ti; si tienes hijos, debes hacer un esfuerzo por equilibrar el trabajo, las responsabilidades de la casa y otras obligaciones, para dedicarles tiempo a escucharlos; así sentirán que de veras son importantes para ti, por más común que sea la conversación. Con tu pareja debe ser igual, es necesario que sepas escuchar a la persona con quien compartes tu vida

La Actitud Correcta

No debes lucir impaciente, procura estar calmado; desde tu postura, tus ademanes, la expresión de tu rostro y por supuesto, tus palabras, deben ser calmadas, pausadas y así darás a entender que estás presto a escuchar y dispuesto a recibir lo que los demás desean transmitirte.

También debes evitar escuchar solo para responder; eso solo logrará que establezcas prejuicios sin haber escuchado detenidamente; así que solo debes intervenir cuando sea verdaderamente oportuno; y debes hacerlo con respeto, tratando de entender realmente lo que la otra persona quiere decir. Evita algunas expresiones como “ya se qué me vas a decir”; esto solo da a entender que no tiene importancia lo que dirá la persona.

Sin Distracciones

Evita utilizar el teléfono, computadora o cualquier otro asunto que te distraiga de escuchar, demuestra interés sincero; no podremos escuchar realmente a alguien cuando estamos haciendo o pensando en otra cosa; así que dedica tu tiempo y concentración a una sola cosa y así aprenderás a escuchar.

Siempre debes evitar demostrar cualidades como indiferencia, aburrimiento, molestia, enojo, cansancio o inquietud por hacer otra cosa. Aun cuando sientas rabia, es cuando más necesitas escuchar y así evitarás una discusión innecesaria; sé empático y abierto. Si pones en práctica estas sugerencias, verás que sí se puede aprender a escuchar.

Valora este contenido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here