Obtener métricas fiables que nos permitan analizar y tener un control de nuestra salud cardiovascular se ha convertido en un factor imprescindible en nuestro día a día. Durante la crisis provocada por la irrupción del coronavirus, como sociedad hemos tenido que interiorizar una serie de pautas de comportamiento que nos permitiesen exprimir nuestra atención a la hora de identificar cualquier posible síntoma que pudiera indicar cualquier posible patología.

A la hora de llevar a cabo este análisis, son muchas las herramientas con las que podemos contar. Entre ellas, destaca especialmente tanto el oxímetro como los tensiómetros de brazo. A continuación, un pequeño análisis de dos de los productos más vendidos durante los últimos meses.

Oxímetros, una opción eficaz y fiable para conocer tu ritmo cardíaco

Los oxímetros se han consolidado como una de las herramientas más fiables a la hora de obtener información tanto de nuestro nivel de oxígeno en sangre como de nuestro ritmo cardiaco. 

Su funcionamiento resulta especialmente sencillo. Tenemos que introducir el dedo en el oxímetro y el propio dispositivo se encargará de emitir diferentes longitudes de onda con las que obtener la máxima información posible. 

Durante el COVID 19, este instrumento ha experimentado una fuerte demanda. Como consecuencia de que uno de los síntomas que manifestaban los pacientes que habían contraído la enfermedad era una caída del nivel de oxígeno en sangre. 

Tensiómetros de brazo para medir la tensión arterial

Los tensiómetros se utilizan para medir la presión arterial. Convertidos en una de las herramientas más útiles que existen actualmente en el mercado. Su uso resulta especialmente sencillo de llevar a cabo. Es suficiente con seguir las instrucciones que vienen incluidas en el modelo por el que nos decantemos.

Debemos colocar el manguito en el brazo, a la altura del bíceps, y realizar la medición. Los datos arrojados nos ofrecen información acerca de la presión que ejerce la sangre sobre las arterias. Para ello, es el propio dispositivo el que identifica el momento justo en el que el corazón se llena de sangre y el momento en el que se contrae para bombearla. Gracias a los avances de la tecnología, la lectura de los datos resulta especialmente sencilla de llevar a cabo, gracias a sus pantallas digitales.

Obtener información y analizar nuestros datos resulta fundamental a la hora de poder detectar cualquier posible anomalía en nuestro organismo. Gracias a herramientas como las mencionadas en el presente artículo, llevar a cabo este análisis resulta mucho más sencillo que nunca. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here