Si tienes una coneja preñada, quizás te obsequiaron o quieres  adquirir un pequeño conejo y sientes que no sabes nada sobre cómo cuidar a un conejo recién nacido; no te angusties porque te ayudaremos. Por supuesto, que los conejos pequeños requieren cuidados más concretos  que los adultos y tendrás que invertir un buen tiempo en atenderlo;  pero al cuidar a un conejo recién nacido tendrás la oportunidad de vivir una experiencia hermosa.

Además, el contacto íntimo con lo frágil, bello y sorprendentemente natural lo podrás experimentar al cuidar a un conejo recién nacido. Así que, si tu pequeño conejo procede de una pareja de conejos que ya estaba a tu cuidado. Lo primero que debes hacer es separar a la hembra con sus crías para evitar cualquier tipo de problema e inconvenientes con el macho  u otros adultos. Ahora, te damos otros detalles precisos sobre cómo cuidar a un conejo recién nacido.

Cómo cuidar a un conejo recién nacido

cuidar

A las crías de conejos se les llama gazapos y son unas criaturas muy tiernas, suaves, peludas y hermosas. Lo más apropiado es que si están con su madre sólo te asegures de prestar la ayuda estrictamente necesaria para que sea la coneja la que naturalmente cuide a sus crías. Pues, es a ti te toca observar a la madre y sus crías; si ves que un pequeño conejo  no se amamanta adecuadamente y su madre no lo ayuda, puedes colocarlo cerca de las mamas de la madre para que se alimente.

Ahora bien, si tu conejo recién nacido no tiene cerca a su madre puedes alimentarlo tú. Para eso, adquiere en tu tienda de animales preferida leche de coneja natural o una leche para roedores; incluso sirve la que se suministra a los gatitos recién nacidos. Administra con un biberón o jeringa la leche que debe estar a una temperatura de 38º, ofrécela de a poco hasta que ya no desee más. Recuerda que es mejor darle poca cantidad de leche con más frecuencia.

Tips para el cuidado de un conejo recién nacido

Algo muy importante es no intervenir demasiado en el cuidado de los conejos recién nacidos, ni tocar las crías en exceso. Pues esto podría generar que la madre se estresará y ocasionar que rechace a los gazapos.

Coloca a la madre y los conejos recién nacidos en un ambiente cálido pero no caliente. Para crear esta condición puedes poner indirectamente y cerca de ellos un foco de calor.

Toma en cuenta que debes atender a diario a la madre coneja. Para eso, aliméntala suficientemente y provéele abundante agua fresca para que se mantenga bien nutrida y sana, así podrá cuidar y alimentar bien a sus crías.

Los pequeños conejos abrirán sus ojos a los 10 días. Si observas que pasan 2 días más  y no los abren o sus ojos supuran muchas lagañas, debes consultar con tu veterinario de confianza pues podrían estar enfermos.

Otras sugerencias para el cuidado de un conejo recién nacido

Entre la 7ma u 8va semana de vida los conejitos dejarán de mamar para comer alimentos sólidos como heno o pienso, raíces y tubérculos. Si observes que antes de que llegue ese tiempo la coneja no los amamanta adecuadamente contacta de inmediato al veterinario.

cuidar

La jaula donde habita el conejito debe estar bien limpia, pero no utilices productos químicos muy potentes para asearla.

Ten presente que un conejito recién nacido no sabe hacer sus necesidades por sí mismo, es la madre que lo estimula. Así que, si no tiene a su madre cerca tiene que ayudarlo mojando un algodón en agua tibia y pásalo por su zona genital y anal durante unos 30 segundos. Esto debes hacerlo antes de darle de comer y si no defeca, repite el proceso nuevamente luego de comer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here