Muchos piensan que la pasta de tomates es igual al puré de tomates o la salsa de tomates; pero no es así. La pasta de tomate es una pasta concentrada, con un hermoso color rojo y de consistencia muy pastosa, casi compacta. Al diluirla un poco en caldo o agua se puede obtener puré de tomates; también teniendo como base la pasta de tomate se puede hacer kétchup. ¿Te gustaría conocer cómo hacer pasta de tomate casera? Sigue leyendo, aplica nuestras sugerencias y crea tu propia versión.

Hacer pasta de tomates casera es una excelente opción para aprovechar al máximo la temporada de tomates y/o la buena producción de tomates de tu huerto. Para elaborar una excelente pasta de tomates casera es necesario retirar toda la piel a los tomates; también las semillas y las venas que traen en el centro. Para algunos este proceso pudiera ser tedioso, pero es un paso esencial para que la pasta o salsa de tomates no quede amarga.

Cómo hacer pasta de tomate casera

Ten en cuenta que los tomates más carnosos son los mejores para hacer pasta de tomates casera, porque contienen menos semillas.

Ingredientes 

5kg de tomates

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Pasta de tomate casera

Preparación 

Lava los tomates, quítales la piel, las semillas y las venas de color blanco que tienen en el centro los tomates. Seguidamente, pica los tomates en trozos y lícualos por tandas. Algunos prefieren en este paso agregar junto con los tomates trozos de pimentones rojos o ajíes, también ciertas especias a gusto. Nuestra receta te ayudará a elaborar la pasta de tomates básica. Luego podrás hacer con  ella guisos, salsas o kétchup. Y añadir quizás ajos, pimienta, orégano, cebollas, albahaca y otros a gusto.

A continuación, en una cazuela grande y profunda añade la salsa de tomates y cocina a fuego medio. Con paleta de madera remueve de vez en cuando para comprobar la cocción; el tiempo hará posible que el agua de los tomates se evapore y la salsa comienza a espesarse. A partir de allí, debes vigilar más seguido la salsa. Cuando la salsa esté suficientemente espesa baja la llama para que no se queme y remueve con más frecuencia. Todo el proceso conlleva entre 1 y/o 2 horas de cocción.

Ahora, precalienta el horno a 100°C

De seguida, engrasa con el aceite una bandeja para hornos y vierte toda la salsa de tomate. Llévala al horno por 45 minutos o hasta que observes que la salsa se ha vuelto mucho más concentrada, sólida y roja.

Este proceso adicional logrará que la salsa se caramelice y reduzca a consistencia de pasta de tomate. Retira del horno, deja enfriar y usa si lo requieres de inmediato. O envásala en recipientes de vidrío o plástico con tapas; previamente esterilizados en agua por 10 minutos.

Sugerencias adicionales al preparar pasta de tomates casera

Si requieres conservar la pasta de tomates por meses; añádele un poco de zumo de limón antes de envasarla. El limón aporta ácido cítrico que es un maravilloso conservante natural; y tu pasta de tomates durará por meses.

También puedes congelar pequeñas porciones de tu pasta de tomates en las cubiteras y usarla en las cantidades que requieras, cuando lo necesites.

Toma en cuenta que una cucharada de concentrado de pasta de tomate aporta sólo 28kcal, 4g de carbohidratos, 1g de proteínas, 6mg de socio, 286mg de potasio, 3g de azúcar, de vitamina A 1010IU, vitamina C 16.6mg. Igualmente, aporta 12mg de calcio y 0.3mg de hierro. Beneficios espectaculares para nuestra salud.

Pasta de tomate casera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here