Llega el verano y no hay nada mejor para aguantar el calor que un buen baño. Durante esta estación podemos disfrutar del agua fresquita del mar, si tenemos alguna playa cerca o de las piscinas. Pero muchas personas no tienen espacio suficiente en su vivienda ni presupuesto para una piscina de obra. Por eso una de las mejores alternativas es una piscina desmontable, fácil de colocar en cualquier espacio pequeño.

Las piscinas desmontables nos pueden permitir disfrutar del agua en un jardín pequeño por un presupuesto económico y accesible. Una solución práctica y cómoda para los que no pueden instalar una piscina de obra. En el mercado podemos encontrar en la actualidad piscinas desmontables de todo tipo de tamaños. En general suelen ser bastante resistentes, pero recuerda que si compras una piscina desmontable, que sea de calidad, como las de comercialmascaro.com

Además, estas prácticas piscinas suelen ser fáciles de montar sin grandes esfuerzos ni complejidad. Para montarlas no se necesita solicitar ni licencias ni realizar ninguna obra ni ningún conocimiento específico. Tampoco son imprescindibles para el montaje otras herramientas adicionales, y desmontarla suele ser sencillo y se puede hacer en el momento que lo necesitemos sin problema.

La mayoría de las piscinas están compuestas por tubos de acero y llevan revestimientos de PVC reforzados. En la gama más alta, la superficie exterior puede ser de materiales de alta calidad como madera, acero o composite. Estas piscinas pueden llevar incluida depuradora lo que puede ser muy útil para limpiar la piscina.

Las piscinas desmontables que encontramos actualmente en el mercado una vez montadas ofrecen una buena estabilidad tanto si están llenas como vacías, e incluso hay algunas se pueden dejar montadas durante el invierno sin que pierda estabilidad la estructura con la lluvia o el viento. Aunque lo más aconsejable es siempre desmontar la piscina cuando ya no la vayamos a utilizar, para que no suponga ningún peligro para los niños o los animales.

Decidir la piscina que queremos comprar puede en ocasiones resultar demasiado complicado. Os vamos a dar algunos consejos a la hora de comprar vuestra piscina desmontable útiles y prácticos para que os resulte más fácil la decisión.

Adaptarse al espacio

Es importante tener siempre en cuenta el espacio que tenemos para montar la piscina desmontable. Aunque queramos comprar un modelo más grande, no tiene ningún sentido si no nos cabe en nuestro jardín o terraza. Es fundamental tener un espacio alrededor para que resulte segura para los bañistas. Incluso hay que tener en cuenta que algunas piscinas de este tipo tienen elementos como patas que necesitan más espacio para su colocación. Por lo menos hay que dejar un espacio alrededor de un metro y medio para que los que usan la piscina, sobre todo los niños y los más mayores, puedan moverse en la zona de alrededor sin ningún peligro.

La capacidad de la piscina desmontable

En el mercado podemos encontrar con piscinas desmontables con una capacidad desde 1.200 a 17.000 litros. Hay que valorar también el presupuesto que supondrá llenarla con agua. Algunas piscinas desmontables carecen de depuradora y puede ser necesario cambiar el agua en alguna ocasión. También hay que valorar que a más capacidad de la piscina, más peso que debe soportar el suelo donde se vaya a instalar. Un dato importante si se va a colocar en la terraza de un edificio o en un patio que no pueda soportar ese peso.

El presupuesto

Las piscinas desmontables más baratas suelen ser las tubulares con revestimiento de PVC. El precio de las demás suele ir marcado por el acabado y el tamaño como las que son de composite, de imitación madera o piedra. Instalar una piscina desmontable puede ser una buena solución en verano para espacios pequeños como jardines, patios o terrazas. Elegir la piscina más adecuada a nuestro espacio y presupuesto garantiza la seguridad de la piscina y de toda la familia.

 

Valora este contenido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here