Las mudanzas suelen acarrear cierto grado de sufrimiento emocional debido al estrés que significa este proceso. Los individuos, al mudarse, pierden estabilidad, felicidad y suelen ponerse ansiosos. Por esta razón, es primordial que esta situación se afronte con el menor estrés posible, sobre todo si se trata de un cambio que se hará para mejorar el bienestar de la familia.

Contar con el apoyo necesario en un proceso tan difícil, trabajoso y desagradable, como lo es una mudanza, es ideal para restarle amargura a este fuerte trago por el que se debe pasar, inevitablemente, alguna vez en la vida.

La ocasión perfecta para una limpieza profunda

Aunque los especialistas señalan que mudarse es una de las cosas que mayores dolores de cabeza causan, se aconseja tomarlo a la ligera. Por lo cual, es mejor considerarlo como si se tratase de una limpieza profunda y aprovechar la ocasión para deshacerse de bienes que ya no se usen o no se necesiten.

Aunque a veces se quieran guardar todos los recuerdos, no se debe saturar el nuevo lugar con ello, así que lo ideal es donarlo a otras personas que le sean de utilidad.

Cuando ya se tenga toda la mudanza preparada, la pregunta será quién debe hacer el traslado. En este sentido, se debe buscar la mejor empresa de mudanzas en Murcia, quienes ofrecen todo el apoyo que se necesita en ese momento. Los encargados de hacer mudanzas, en la actualidad, cobran alrededor de 500 a 700€, todo dependerá de los m2, y de si se requieren maquinarias especiales para transportar objetos pesados.

Proceso para realizar una mudanza

A continuación, se detalla el proceso a seguir para realizar las mudanzas de la manera más óptima posible:

  • Seleccionar la empresa de mudanza adecuada: para hacerlo se deberá haber decidido previamente la fecha de la mudanza, domicilio de origen y de destino, equipaje guardado, etcétera. Cuando ya se cuente con todos esos datos, se puede proceder a buscar presupuesto para decidir con quién se reservará el servicio de mudanza.
  • Inspección: casi todas las empresas de mudanzas, se contactan con el interesado para realizar una visita previa. Mediante ella, podrán inspeccionar, para así organizar y planificar la mejor forma de realizar el procedimiento, para que la mudanza sea lo menos traumática posible.
  • Presupuesto: con toda la información que se le proporciona al asesor del servicio de mudanza, se llegará a un presupuesto que se adapte a las necesidades y solicitudes del cliente.
  • Embalaje y carga: una vez aprobado el presupuesto, se procede a fijar la fecha de traslado, al contar, previamente, con los permisos necesarios que se requieran para realizar la mudanza.
  • Mudanza: el equipo de la mudanza, se encarga de desmontar los inmuebles de la propiedad, de manera que estén lo más protegidos posible. En relación a los bienes personales, se deben guardar en cajas y con materiales que los protejan de cualquier impacto. Cuando ya se termine el proceso de embalaje se procede con el inventario, para, posteriormente, empezar con el traslado hasta su destino final.

La organización adecuada

Cuando se organiza una mudanza es algo estresante y muy agotador, aún más cuando ésta se hace en un período muy corto. Por ende, la clave para afrontarlo sin problema es dedicándose a ello, aunque sean unas semanas anteriores al evento, para así no provocar recargas sentimentales que ocasionen algún colapso emocional.

Por todo esto, se deben hacer las cosas con calma y, aunque el consejo resulte simple, es primordial tenerlo en cuenta. Tomando en consideración las sugerencias, se conseguirá el éxito en la mudanza. Por otra parte, se debe desechar lo que ya no sirve, aún cuando se haya tenido durante muchos años. Trasladar estos objetos, sólo ocupará espacios que se podrán necesitar para cosas más importantes. Lo mejor es tener presente que una casa nueva conlleva a una vida nueva.

Para finalizar, es primordial tener un kit para la mudanza como el que se menciona a continuación:

  • Las bolsas de tamaño grande son un elemento clave en la mudanza, por esto es preferible que éstas sean de diversos colores y de materiales resistentes. En el caso de las bolsas negras, éstas se pueden dejar exclusivamente para la basura y la de otros colores, se pueden dividir entre las cosas que se necesitan trasladar al nuevo hogar.
  • Las cajas de cartón son ideales para guardar casi todo. No obstante, se aconseja que éstas no sean muy grandes ya que, al llenarlas de objetos pesados, el traslado será más difícil.
  • Reservar todos los periódicos que se crean necesarios, en vista de que son útiles, sobre todo, cuando se requiera guardar objetos cortantes y frágiles, como vasos de vidrio, espejos, lámparas, y similares.
Valora este contenido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here