Protege tu vivienda de fuertes vientos

No tiene por qué tener lugar un huracán o un tornado para que tu casa, así como el equipamiento urbano, corran peligro por fuertes vientos. La fuerza de un vendaval puede dejar fuertes daños, tanto para la propiedad como para las personas que habitan en ella. Por este motivo, hoy te vamos a dar algunos consejos a seguir para proteger tu vivienda en estos casos.

Ventanas resistentes

Lo ideal para proteger tu casa de fuertes vientos es que no tengan grandes áreas de vidrio, o ventanas con múltiples paneles. Además, sería muy acertado contar con persianas permanentes o temporarias para las tormentas.

Postigos de cierre permanente

Suelen estar hechos de aluminio o acero, y se pueden manejar de manera manual, o bien, con un motor. Si optas por estos últimos, debes asegurarte de que también funcionan de manera manual, por si te encuentras en el caso de que se corte la energía corriente.

Asimismo, debes buscar aquellos que cumplan con las normas de impacto y carga de viento de tu zona. Existen en diferentes modelos y adaptados a distintos tipos de aberturas.

Postigos de cierre provisorio

Aunque lo ideal es contar con los permanentes, ésta es una opción más económica. Son planchas de madera contrachapada, que se pueden instalar con cierta velocidad y facilidad siempre y cuando hayas hecho primero las preparaciones necesarias. Asimismo, este tipo de planchas también te servirán para proteger puertas corredizas de vidrio, así como puertas francesas.

Otras formas de proteger tu hogar

–          Refuerza la puerta de tu garaje. Esto debería hacerlo un profesional, dada la fuerte tensión que sufre el sistema de contrapeso de la puerta del garaje y el potencial de un impacto de viento adicional.

–          Asegura o retira cualquier objeto suelto en tu propiedad que se pueda llevar el viento, como cestos de basura, parrillas, muebles de jardín o terraza…

–          Emplea las correas y los anclajes que se utilizan en las casas prefabricadas para las edificaciones anexas, especialmente, si cuentas con un cobertizo en el jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *