Los colores pueden definirse como la sensación causada por la proyección de la luz blanca estando reflejada en los elementos. Esta genera una imagen  en el cerebro capaz de distinguir entre tonos, brillos y saturaciones. En consecuencia se crea diferencias de colores a partir de la descomposición de esta luz.

Por lo tanto, aprender en detalle la analogía de los colores, puede enriquecer nuestro conocimiento por muy simples que sean.  Por eso, vamos a hablar de los colores análogos y veamos  algunos ejemplos. Luego, de conocerlos entenderemos mejor como  usarlos dependiendo el espacio y e lugar.

Los colores

Nuestro mundo está lleno de color, desde las hermosas flores, los animales, los mares y hasta las razas que conforman el género humano. Además, hemos aprendido a combinarlos para que haya una armonía al momento de vestirnos o decorar el hogar. Vivimos en un mundo en donde sin los colores nos perderíamos de sensaciones agradables.

Estos colores se clasifican en 3 tipos generales como los son los primarios, secundarios y terciarios. Aunque, la mayoría de las personas aprenden esta clasificación en la escuela desde la educación inicial, a veces desconocemos la analogía en los colores  por no estar laborando en algo relacionado con diseños de interiores  o la confección.

¿Qué son los colores análogos?

Son aquellos colores como lo indica su título son parecidos entre sí, y van uno seguido del otro en el círculo cromático pero manteniendo diferencias específicas; los cual nos permite relacionarlos pero a la vez distinguirlos. En otras palabras, de un color inicial se van creando  cambios en el  tono  hasta llegar a disfrutar de una variedad de estos.

Al usar estos colores llegamos a deleitarnos  en  ambientes agradables o cálidos en donde generan un efecto en las emociones de las personas.  De hecho, una habitación puede decirse que es cálida o fría, en parte por los colores en que estén pintadas sus paredes, contribuyendo  al descanso necesario o teniendo un efecto contrario.

Aprendiendo a combinar colores análogos

Como todo arte lograr una combinación perfecta de estos colores va a requerir ser una persona segura de sí misma y de lo que quiere transmitir. Por ejemplo, al vestir quizás no nos venga la idea de usar el mismo color para cada prenda a utilizar porque  no es lo común; pero, cuando conocemos los colores análogos vemos como los diferentes tonos de un color pueden combinar y tener un efecto positivo.

Ejemplos

Es valioso tener una guía, el saber ubicarlos en el círculo cromático te ayudará  a trabajar mejor con ellos permitiéndote lograr lo que te has propuesto.

Podemos mencionar los siguientes ejemplos para que tengas las ideas claras:

  • Amarillo: un color que atrae por que se le relaciona con el sol. Por eso en el círculo cromático antes del amarillo encontramos, el amarillo verdoso resultado del amarillo y el verde y después viene el naranja amarillento producto del amarillo y naranja.
  • Azul: centrándonos en este tono vemos verde azulado como azul violáceo.
  • Rojo: al pensar en este color, sus análogos será el violeta rojizo y el rojo anaranjado en el otro extremo.

Finalmente, debemos dar gracias por poseer la mejor cámara visual existente como lo es ojo humano. Gracias a este podemos deleitarnos en los colores, los cuales nos llenan la mente y el corazón de alegría.

También, este nos  permite crear ambientes agradables y confortables  para las personas. Por otra parte, al confeccionar ropas se crean prendas que transmiten belleza y dan seguridad a quienes las llevan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here